PATOLOGÍAS DEL HOMBRO

Inestabilidad del hombro

INESTABILIDAD DEL HOMBRO

 

Problema: el húmero se sale de su sitio porque el labrum se desgarra de su inserción en la escápula. Si no cicatriza bien, queda una zona débil por la que el húmero se saldrá cada vez con más facilidad.

Síntomas: el húmero se sale de su sitio, lo que produce mucho dolor e imposibilidad para mover el hombro. Habitualmente, es necesario acudir a Urgencias para volver a introducirlo. Si el paciente ha tenido varios episodios, puede ser capaz de reintroducirlo él mismo. Finalmente, el paciente puede tener la sensación de que “se le sale” el hombro.

Diagnóstico: en todas las patologías, el diagnóstico de sospecha se obtiene de los síntomas del paciente y de las maniobras específicas con las que exploramos en la consulta. Para confirmar el diagnóstico, en este caso, realizaremos una resonancia magnética.

Tratamiento: cuando el paciente ha tenido varios episodios de luxación de hombro y, en ocasiones, incluso tras la primera vez, le proponemos una artroscopia de hombro para reinsertar la zona desgarrada.

Recuperación: el paciente llevará un cabestrillo durante 4 semanas y después iniciará tratamiento de fisioterapia durante dos meses por lo que la recuperación suele durar en torno a 3 meses desde la intervención.

Tratamiento: consiste en mantener una adecuada higiene postural, tomar antiinflamatorios y, fundamentalmente, hacer ejercicios de fisioterapia para potenciar el cuádriceps en el domicilio (en casos rebeldes, puede ser necesaria la intervención del fisioterapeuta).

Recuperación: cuando el paciente sigue los consejos del traumatólogo (es frecuente que no lo haga), el dolor suele mejorar a partir del primer mes. En caso contrario, la mejoría puede tardar más tiempo, aunque acaba llegando.